8 de enero de 2015

ME LO JUEGO TODO!! Medina, Die Staufer, Alien Frontiers, Splendor

Este domingo nos juntamos 4 alcazabeños en la sede del club (alcazabadejuegos.es) para meternos un buen tute ludópata. No pudo empezar mejor el 2015:

Medina (2da edición)
Primera partida para mis compañeros de mesa que pudieron disfrutar de este precioso abstracto.
Esta vez pude estrenar al fin las mecánicas añadidas en esta revisión (2014).
Los "losetas de té" permiten colocar 1 pieza en lugar de las 2 obligatorias, algo sumamente útil en este juego, en donde el factor de la temporalidad de la partida es crucial, cuantas más piezas útiles mantengas en la ultima parte del juego más posibilidades de reacción se tiene (y de fastidiar).
Otro añadido es el "pozo" que aporta 4 puntazos extra a los palacios que estén exactamente a 2 casillas de distancia ortogonal, nada desdeñable. Menudas miraditas cruzamos por ver quien se agenciaba los palacios cercanos al pozo.
Y el último añadido son los mercaderes extra que se consiguen al poseer por primera vez 3 de las 4 losetas de torre (en concreto la "1", la "2" y la "3"). Muy útiles estos mercaderes extra.

Grandísima partida en donde pudimos palpar lo duro que es este abstracto, hay que saber tomar la decisión correcta en el turno exacto. La avaricia en ocasiones rompe el saco y más a 4 jugadores en donde tardas 6 movimientos rivales en volver a actuar, hay que afinar mucho. Un juegazo (repito, abstracto).

El plato gordo del día, mi favorito para Essen de 2014 y lo mejor de todo es que colmó mis expectativas. Vaya juego más guapo a hecho el Andreas Steding.
Es muy placentero descubrir como aún se siguen haciendo juegos originales y frescos. Tiene mecánicas ya conocidas como las mayorías de toda la vida, el set collection o los objetivos finales. Pero ay amigo, el como se hace todo esto es otra historia. Me quedé fascinado la elegancia (y originalidad) con la que se resuelve el orden de turno de los jugadores (Feld aprende), la sencillez y rapidez con la que se puede ejecutar el turno de cada jugador y las posibilidades estratégicas. Súmale un aspecto gráfico precioso, una duración mu justita y un rango de jugadores de 2 a 5 y tenemos lo que yo considero un juego redondo. Muy bueno en todo.
Otra cosa que me maravilló es que desde el principio de la partida tienes a la vista como se desarrollarán todas las rondas del juego (5 si no recuerdo mal). Y en esto Staufer (le voy a tutear xd) también es original. Cada ronda se desarrolla de manera azarosa (en cada partida) y acentuando una zona diferente del tablero. Esto se indica con una serie de planchitas de cartón que se encajan al azar de 3 en 3, formando 5 filas (con 3 planchitas cada una), es decir las 5 rondas. De esta forma desde el inicio ya puedes ver que localizaciones serán las importantes durante el juego, como se moverá el rey y demás cosas que es imposible que entre a detallar ahora.
Es decir, ves tus cartas de objetivo al principio de la partida y el resumen de las rondas y ya puedes empezar a planificar a largo plazo. Muy estratégico.
Y tiene más cositas que aumenta la chicha jueguil de este diseño, como cartas de poder permanentes, acciones extras inmediatas que rompen reglas del juego y demás amalgama de cositas que lo convierten en un juego completísimo y rejugable.
Terminando, Staufer es rápido, elegante, original, con muchas posibilidades estratégicas y precioso. Ya se que solo llevo una partida pero AL TOP 100 DE LA BGG YA!!

Diantres!! este juego se estrelló estrepitosamente contra nuestras espectativas. Quizás fuese que llegó en el momento menos indicado, las 2 partidas anteriores fueron excelentes con Medina y Die Staufer o sencillamente que ya tenemos mucho rodaje y otro colocación de trabajadores no te entra ni aunque sea a base de daditos y temática sci-fi.
Tenemos un tablero divido en diferentes sectores en donde colocaremos nuestros dados de manera diferente en cada uno para ejecutar acciones, haciendo parejas, escaleras, superando el dado anterior etc… El objetivo es crear colonias en el planeta que hay ilustrado en el centro del tablero y así ir consiguiendo puntos de victoria y unos poderes especiales aportados por cada zona del planeta que se va conquistando (conquista el que tiene mayoría de colonias en cada zona).
Y nada, en tu turno tiras dados y los encasquetas en las zonas de acciones que puedas. Mal empezamos.
Fallo número 1, el azar está ahí en cantidades desproporcionadas. No puedes basar la mecánica central de tu juego en tal azar. Yo estuve las 5 primeras rondas del juego intentando arrancar (y no arranqué), y por ejemplo otro jugador ya tenía en su poder todos los dados posibles a tener (los dados son los curritos). 
Fallo número 2, me aburrí como una ostra, mejor dicho, nos aburrimos todos. La mecánica del juego te limitaba a tirar dados y ponerlos en donde podías, es decir "venga que me toca, voy a ver que me dejan hacer los dados", cuando en un juego  sucede este tipo de circunstancia me aburre sobremanera. Las opciones de reacción o de alternativas son muy escasas.
Lo mejor de todo es que no fui el único, nos aburrimos los 4 y sucedió algo que odio hacer pero esta vez estaba justificado, cortamos la partida de raíz y pasamos al siguiente juego. 
Aun así como siempre digo, cada juego tiene su momento y su público. Alien Frontiers desde luego no es para mí. 

Para cerrar la quedada y después de la implosión del Alien Frontiers decidimos darle a algo light y sencillo, es decir cerrar la noche sin complicaciones.
Yo no había jugado aún a este Splendor y había escuchado muy buenas cosas de él, sabiendo al nicho que pertenece por supuesto, un familiar.
Se supone que somos unos mercaderes que iremos haciéndonos ricos progresivamente, y con esas riquezas (tipos de joyas) podremos comprar unos personajes que aportan una buena cantidad de puntos de victoria.
La mecánica es simple, en tu turno podrás hacer 1 acción que se resume en:
- Agenciarte joyas (recursos) de 1 solo uso. Que son unas fichas muy tochas tipo poker muy gustosas de traquetear.
- Comprar (con joyas o personajes) cartas que aportan joyas permanentes y en ocasiones puntos de victoria (las sitúas frente a tí).
- Reservar para tí una carta de la mesa (para colocarla frente a tí en cuanto puedas pagarla) y además coger un recurso de "oro" (comodín).
Lo adictivo de este juego es la sensación de progresión que transmite, se empieza con las manos vacías y vas consiguiendo cada vez más cartas que te aportan recursos permanentes por lo que poquito a poco y con algo de suerte (o mucha) empiezas a comprar cartas cada vez más poderosas que a su vez siguen engordando tus riquezas, posibilidades comprar y puntos de victoria.
Cuando un jugador alcanza 15 puntos se finaliza esa ronda de juego y gana el jugador que más puntos tenga.
Splendor es muy rápido e intuyo que con la familia puede ser un pique brutal enlanzando partida tras partida. El punto negativo es el azar, como tengas suerte pueden venirte en tu turno cartas muy fáciles de agenciarte y por tanto embrutecerte muy rápido y pisarle las oportunidades al siguiente jugador. En nuestra partida un jugador nos ganó aplastantemente con 15 puntos, y los demás con 3, 4 y 8 puntos. Un pasote.
Aún así yo no lo veo como un problema, ya que Splendor consigue lo que se necesita, divertir y además te pica a echar otra, otra y otra. 
Buen familiar y muy adictivo.

Y hasta ahí llegó la quedada alcazabeña. La semana que viene más, sayonara beibis!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...