2 de junio de 2015

ME LO JUEGO TODO!! Homesteaders, RollFTG, Imperial Settlers, Downfall of Pompeii

Homesteaders
Venga que lo cosa va hoy de combear para conseguir puntos de victoria. El primero va de LOSETAS:
Toma el papel de un auténtico colono en pleno oeste y construye tu propio poblado. Ya se sabe que a mi la temática western me chifla y este juego llevaba mucho tiempo en mi radar.
En Homesteaders los jugadores pujarán por losetas que representan tipos de terreno. Posteriormente construirán sobre esos terrenos los edificios pertinentes que correspondan con el tipo de terreno adquirido. Por ejemplo, no podrás construir un edificio azul sobre un terreno verde. La idea es usar los edificios para conseguir puntos de victoria, un juego con muchas sinergías y combitos.
Cada una de las 10 rondas de juego se desarrollan en las siguientes fases: los jugadores activarán sus edificios (con trabajadores que deberán ir consiguiendo) para recibir los recursos y beneficios de ellos (fase de ingresos). Después pujarán por tierras (fase de puja) y construirán 1 edificio sobre el terreno conseguido en la puja (fase de construcción). Y ya está, sencillo a simple vista pero duro en sus últimas rondas. Y es que Homesteaders tiene un alto factor "calculadora" algo que puede no gustar a todo el mundo, es propenso a generar AP, pero a su favor decir que esto sucede únicamente en las 3 o 4 últimas rondas siendo la última en donde la chamusquina cerebral se dispara.
Parte de la culpa la tiene el mercado o "trade". Los jugadores en cualquier momento pueden canjear recursos por dinero y viceversa, peeeeero… para cada transacción debemos gastar una ficha de "trade". Así que olvídate de canjear recursos a tu antojo, crear un motor que nos reporte "trades" será esencial, sin ellos estás perdido. Remarcar que este mercado es la esencia del juego, cuanto antes se asimila mejor optimización se consigue. Está muy, muy bien pensado.
El juego funciona estupendamente y ofrece muchas posibilidades de combinación entre las losetas de construcción. Digamos que en ese sentido es una especie de Race for the galaxy en el viejo oeste. Empezamos con un solo trabajador y un pequeño edificio, a partir de ahí deberás desarrollar tu poblado para hacer que sea más óptimo que el de tus rivales. Aclarar que todos los edificios aparecen durante la partida, ¿abrumador? para nada, y es que de una forma muy sencilla irán apareciendo progresivamente.
La interacción la encontramos únicamente en las fases de puja, a partir de ahí se convierte en un tira y afloja por conseguir raspar en cada ronda más puntos que tus rivales. En la partida que jugamos vimos diferentes estrategias que podemos englobar en dos: a corto o a largo plazo. El jugador que apenas había conseguido puntos dió la sorpresa llevándose la partida con los edificios que puntúan al final del juego, por un punto de diferencia!! un final ajustadísimo y emocionante. Le vimos muchas posibilidades y la rejugabilidad se limita a las diferentes estrategias que puedas seguir. 
Un juego sencillo en su propuesta pero que esconde una progresión hacia una dificultad de cálculo un tanto elevada.
Si os gusta gestionar y optimizar recursos Homesteaders es una opción a valorar. Para mí ha sido una grata sorpresa.

Y ahora combitos con DADOS Y LOSETAS:
Uno de los juegos del momento, no veas como está escalando la bgg. Impresionante.
Al igual que su padre de cartas el juego consiste en combinar de la manera más efectiva las losetas que vayamos construyendo. Y si, nuevamente nos encontraremos con unas posibilidades de combinación enormes. Los jugadores lanzan los dados en secreto (tras una pantalla) y los emparejan en las diferentes acciones del juego (hay un minitablerito para ello), para así optar a poder realizarlas (explorar, investigar, colonizar, producción, envío). Cuando todos han emparejado sus dados levantan las pantallas y se ejecutan (en orden) las acciones activadas por los jugadores. Cada jugador puede activar una única acción por ronda, pero si otro jugador ha activado la acción en donde tu has puesto dados también la ejecutarás. Si he sido capaz de explicártelo bien verás que tiene su chicha. Los dados que no hayas podido usar (porque no se activó la acción en donde los has puesto) vuelven al cubilete listos para ser lanzados en la siguiente ronda. Siempre podrás meter más dados pagando 1 crédito por cada uno (esto es nuevo, el dinero). Los dados se van consiguiendo gracias a las losetas construidas y los hay de diferentes colores. Cada uno de los colores tiene en sus caras una combinación diferente de iconos (las 5 acciones antes mencionadas). Es decir, hay dados con más probabilidad de sacar el icono de "explorar", otros centrados en "producir" etc. Además algunos tienen en sus caras comodines, algo muy útil. Como iba diciendo, el dinero es una de las novedades de este RollFTG y se utiliza para poder lanzar más dados en cada ronda, sin dinero estás fastidiado amigo.
Bueno vamos con las impresiones. Jugamos 3 partidas seguidas (con eso lo digo tó), capta la esencia del juego de cartas en el sentido de que es muy adictivo y dinámico. Si además eres un enfermo de los dados no hay más que decir. La rejugabilidad me pareció superior que el de cartas, ya que hay bastantes más combinaciones de mundos iniciales (con lo que empieza cada jugador) y seguir y desarrollar sus posibilidades te encaminará por estrategias diferentes. De las 3 partidas vimos muy diversas formas de jugar y en cada una ganó un jugador diferente. Veíamos continuamente losetas que habrían nuevas vías.
Entonces, ¿es mejor que el de cartas? en mi opinión ni es mejor ni es peor, son juegos diferentes, los dos muy buenos y con sensaciones similares. Yo me quedo con el de cartas pero simplemente porque es menos aparatoso y ofrece lo mismo, combear, combear y combear pero con 100 cartas. Mi decisión es por un tema meramente práctico.
Resumiendo, si nunca has jugado a RFTG este RollFTG es una gran opción con una curva de aprendizaje que se me antoja más accesible que el de cartas.

Y otra ración de combos oiga!! con CARTAS:
IS o Colonos del Imperio es un juego de cartas y gestión de recursos que nos pone en el papel de una civilización que deberá desarrollarse construyendo todo tipo de edificios (cartas) para, como siempre, conseguir más pvs que los rivales.
Las 5 rondas constan de las siguientes fases de juego: los jugadores consiguen 3 cartas (1 de facción y 2 comunes), los jugadores consiguen los recursos otorgados por su facción y sus edificios, fase de acciones, mantenimiento.
Hablemos de la fase principal del juego, la fase de acciones. En su turno cada jugador podrá realizar una de entre las siguientes acciones: construir un edificio (cartas de su mano), saquear un edificio de su mano o un edificio común de un rival, activar un edificio de acción, crear un acuerdo comercial, pasar. Cuando todos han pasado se pasa a la siguiente ronda y ojo, todos los recursos que hayan sobrado se descartan!! Excepto el tipo de recurso que tu facción pueda almacenar (cada una puede guardar 1 tipo). Debido a esto los jugadores intentan, en cada ronda, apurar al máximo el uso de sus recursos, y es con ellos con lo que se ejecutan todas las acciones, son el motor del juego.
En el factor interacción tenemos los saqueos. En ellos el jugador activo gasta "espadas" para arrasar el edificio común de un rival y ganar los recursos indicados en la parte superior derecha de la carta. Como compensación el saqueado recibe una madera y convierte su edificio en un cimiento (dorso de la carta). Los cimientos se utilizan para construir la mayoría de edificios de facción, así que bueno, no es tan malo… pero jode mucho.
Os preguntaréis que es eso de edificio común y edificio de facción. IS incluye 4 facciones diferentes, romanos, egipcios, bárbaros y japoneses. Cada uno tiene su propio mazo de cartas, las cartas de facción, que como intuiréis solo pueden ser usadas por su facción. Por otro lado están las cartas comunes que pueden ser construidas por todas las facciones. El tema de los saqueos solo se aplica a estas cartas comunes…. bueno, y a los japoneses ¿¿ein??. Si, cada facción tiene sus cosillas y los japos pueden sufrir saqueos en sus cartas de facción.
Como veis uno de los puntos fuertes de este juego es su rejugabilidad, ya que cada raza requiere de partidas para descubrir sus sinergías y formas de optimización, además le añades las cartas comunes y las posibilidades se disparan. En este sentido y salvando las distancias se podría parecer a Terra Mystica, eso de descubrir la forma de jugar de cada raza le da bastante vida a un juego.
Imperial Settlers es un juego precioso (el arte me tiene alucinado) y divertido. El mecanismo está muy depurado, y no es para menos ya que deriva del "51 State" y sus dos expansiones (juego muy bien valorado). Escala bastante bien y los turnos son dinámicos excepto si pasas demasiado pronto, ya que te tocará ver como terminan la ronda los demás jugadores. 
Como punto negativo le ví un poco de azar en los mazos de facción, puede suceder que no te salgan las cartas potentes o las que necesitas pero me parece un mal menor ya que las cartas comunes están ahí para echarnos un cable. Aún así, como a un jugador le salga rodado puede escaparse irremediablemente.
Las primeras impresiones han sido muy positivas y tengo muchas ganas de darle partidas, en breve daré impresiones del modo solitario.

En 2004 el amigo Klaus-Jürgen Wrede (creador del Carcassonne) publica este juego tan cachondo y demuestra que lo suyo no fue un golpe de suerte. Pero ojo, Pompeii es un juego con mucho azar que puede mosquear a los que les guste el control absoluto, a veces resulta muy injusto. Por eso a las cosas hay que tratarlas por lo que son. Pompeii es un juego con el que echarte unas risas y picarte sanamente. No tiene precio quemar a los ciudadanos de tus rivales.
Bueno que me estoy adelantando, ¿de que va esto?
El Vesubio entra en erupción y arrasa con la ciudad de Pompeya, calcinando todo y a todos los que no escaparon a tiempo… diablos!! un tema muy familiar xdxd.
El juego se divide en 2 fases muy diferentes: en la primera los jugadores juegan cartas numeradas y colocan un ciudadano de su color en uno de los huecos que hay en el edificio con dicho número. Es decir, la primera fase consiste en poblar la ciudad, Cuando sale por segunda vez la carta del volcán empieza la segunda fase, el mambo!!.
El volcán estalla y empieza el caos, la muerte y la destrucción. El jugador en su turno ya no coloca cartas, ahora la cosa va de colocar losetas sobre la ciudad… losetas de lava!! hurraaaaa!!
Sitúa una loseta sacada al azar de una bolsa de tela y la pone siguiendo unas reglas muy sencillas, si al ponerla hay ciudadanos en dicha casilla estos se meten en el volcán (si, hay un volcán!!), es decir mueren. Seguidamente el jugador mueve a 2 de sus ciudadanos siguiendo, de nuevo, unas sencillas reglas. La idea es sacar a tus ciudadanos de la ciudad, hay unas puertas por donde deberán salir.
El jugador que más ciudadanos haya salvado gana la partida. ¿Y si hay empate? se levanta el volcán y el que tenga menos ciudadanos en él gana.
Pompeii me encanta, quizás sea mi familiar favorito. Siempre que lo saco repetimos varias partidas, y no os equivoquéis, tras su sencilla mecánica el juego esconde su enjundia. Saber colocar bien los ciudadanos tiene su estrategia y la fase de moverlos también.
El azar es el que os puede estropear la partida pero os aseguro que la mecánica te da opciones de ganar por muy mala suerte que tengas, y es que un jugador que coloca muchos ciudadanos verá irremediablemente como mueren en masa, mientras que el que pone poquitos tendrá muchas opciones de salvarlos todos. En mi opinión se consigue un equilibrio entre tanto caos.
Y no me enrollo más, un familiar que siempre gusta. A ver si le hago reseña porque se lo merece.

Diantres que entrada más larga me ha salio, se me estará pegando de imisut?? ;) sayonara beibis!!

1 comentario:

  1. El Imperial Settlers lo probaría gustoso.
    Y al Downfall jugaría mil partidas mas. Tb es uno de mis ligeros favoritos, y por suerte lo he podido jugar mucho. Impagable eso d achicharrar a los rivales!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...