17 de septiembre de 2016

Los Inseparables, Warhammer Quest Card Game, Aquasphere

La 1ra guerra mundial, el mundo de Warhammer y la programación más exigente se unen en este nuevo episodio de "ME LO JUEGO TODO!!", desenfunda vaquero.



Ludonova publicó hace muy poquito este precioso juego de cartas cooperativo ambientado en la 1ra guerra mundial.
El tema esta tratado con muchísimo respeto y el mimo que le han dado se podría etiquetar de "homenaje" a las víctimas y familiares que se vieron afectados por el histórico conflicto. Este aspecto se acentúa notablemente con la desafortunada muerte del ilustrador en el reciente atentado al "Charlie Hebdo" (DEP).
El planteamiento es sencillo pero sumamente difícil de superar, debemos sobrevivir ronda a ronda y conseguir que el mazo de "Adversidad" se agote antes que el mazo de "Moral" (sin moral perdemos), además debemos de quedarnos sin cartas en nuestras manos.
En su turno los jugadores pueden ejecutar una sola acción, la acción principal es situar una carta de su mano en mesa. Estar cartas tienen ilustrados varios elementos: un paisaje que puede representar diferentes horas del día (amanecer, lluvia, noche etc) y un objeto bélico de entre "mortero", "máscara" y "silbato". 
El "quid" de la cuestión está en que los jugadores fracasan si en algún momento se repite una "tercera" vez cualesquiera de estos elementos, tanto una "hora del día" como un "objeto". Bastante difícil vaqueros!!
Otro detalle importante es que bajo ningún concepto podemos decir a nuestros compañeros que tenemos en nuestras manos, y hay que observar muy bien que cartas se juegan y preguntarnos el porqué.
Por si fuera poco también nos encontraremos con cartas de "Impacto" que al bajarlas a mesa aplicarán una regla negativa al jugador en cuestión, y además!!! si un jugador acumula 4 impactos puede suponer la derrota de todo el grupo en la fase de final de ronda. Como veis, la guerra no perdona ni una.
"Los Inseparables" es un juego muy bonito, sencillo, divertido y con una mecánica muy sólida. Su alta dificultad genera un efecto curioso, alcanza cotas de adicción muy altas y te pica continuamente por alcanzar la victoria (que por cierto yo aún no he conseguido en poco más de 10 partidas). El entreturno es muy suave y las partidas son muy rápidas, sobre todo cuando fracasáis estrepitosamente xdxd. El factor "cooperativo" esta perfectamente insertado y además consigue algo digno de elogio, el "efecto líder" es prácticamente nulo.
En cuanto a la edición estamos ante un excelente ejemplo de como se debe producir un juego, todo de excelente calidad y una caja con un tamaño acertadísimo. A ver si la editoriales empiezan a entender que aquí "cuanto más pequeña mejor".
Cerramos ya, un juego cooperativo que me ha enamorado desde la primera partida y al que siempre me apetece sacar a mesa. Acertado en todos los aspectos, desde el enfoque de un tema tan delicado, pasando por el mecanismo y cerrando con un apartado artístico maravilloso. Un "Inseparable" en toda ludoteca.



Y ahora que está candente la reciente ruptura entre FFG y Games Workshop le pudimos dar un tiento a la que creo es la última publicación de esta "pareja fallida" (que alguien me corrija si me equivoco).
Antes de nada especificar que estamos ante una versión de cartas de otro juego conocido como "Warhammer Quest", de ahí la coletilla "The card game". Aclarado esto vamos al lío, ¿de que va esto?
Pues imaginad un "Space Hulk Death Angel" renovado y calzado en ambientación warhammer (sin el "40.000"). Aquí en tu turno activas una de tus 4 acciones y esta queda "gastada", la activación de una acción en concreto es la que genera un "reset" de todas las acciones consumidas.
El juego incluye 5 escenarios (con elementos aleatorios) que se pueden jugar seguidos en un modo "campaña" en donde tu personaje irá mejorando y siendo cada vez más poderoso. Aún así se pueden jugar las aventuras sueltas y todos tan contentos.
Cada ronda de juego sigue unas fases específicas en donde los jugadores ejecutan sus acciones > los monstruos activan sus turnos > la localización actual aplica sus efectos.
Los jugadores deberán cooperar si quieren alcanzar la victoria, y es que el juego aprieta de lo lindo poco a poco, al principio puede parecer que está todo controlado pero un evento a tiempo o una tirada de dados pifiada puede ponernos al borde de la navaja. El factor cooperativo está bien metido y los jugadores deben dialogar continuamente y planificar una estrategia. Además los personajes son asimétricos lo que nos obliga a focalizar nuestros esfuerzos y buscar las sinergías entre sus capacidades.
Le añadimos la posibilidad de conseguir todo tipo de equipamiento, objetos, armas legendarias, una gran variedad de enemigos y localizaciones y ya tenemos los ingredientes necesarios para disfrutar de un juego cooperativo muy completo.
Es una lástima que estas dos grandes hayan roto su acuerdo y es que este "WQ:TCG" tiene un potencial enorme para ser ampliado y crear campañas de juego hasta el infinito.
Concluyendo estamos ante un juego de cartas con mucho tema y que en ocasiones recuerda al "Death Angel" y en otras al "Señor de los anillos LCG", es decir, activación de acciones, enfrentamientos, cooperación y superación de localizaciones, todo ello englobado en partidas contrarreloj en donde no podremos dormirnos en los laureles o seremos derrotados por el escenario. Si todos estos ingredientes son música para tus oídos no dudes en hacerte con una copia, que además no lo hemos dicho, pero de componentes e ilustraciones anda sobrado y con un precio más que competitivo.



El último gran título publicado por Stefan Feld (2014) que poco a poco se ha ganado todos los respetos de nuestro shérif, vaya pedazo de diseñador este señor. "Relojero lúdico" donde los haya.
Esta vez el profeta (que reza cada noche al gran Knizia) nos sorprende con un juego de programación de acciones en donde pondremos a prueba nuestra capacidad de planificación. En la primera partida el juego fríe el cerebro de lo lindo, minipunto positivo.
Temáticamente estamos en una estación submarina en donde nuestros científicos trabajan tranquilamente encomendando tareas a unos "robots". Pero cuidado, que unos temibles "octópodos" están empeñados en destrozar la estación.
Bueno, con Feld ya se sabe, el tema te la "repamfinfla", y los dichosos púlpitos lo único que harán será dar puntos si los matamos o quitarnos puntos si estamos en alguna localización donde estén. Si señor, son el típico elemento que da por culo y que tanto le gusta meter a Feld en sus juegos. Y aquí apagamos el filtro "temático" porque no lo vas a ver en toda la partida, así que "lovers" de los temáticos ya podéis dejad de leer y seguir con la partida del "Arkham".
A lo largo de 4 rondas de juego los jugadores van programando a sus robots o ejecutando una de las programaciones efectuadas. Es decir, haremos una de dos opciones: programar o ejecutar un programa.
Esto se traduce básicamente en movernos por la estación submarina y activar una de las 7 acciones que hay en cada zona (6 zonas en total): conseguir cristales negros, eliminar pulpos, ampliar nuestro almacén de recursos, conseguir relojes (con lo que nos movemos), desplegar submarinos, conseguir cartas de tecnología (que nos dan poderes de todo tipo) y "pre-programar una acción" (algo que no explicaré).
El planteamiento es sencillo pero ojo, hacer lo que queremos y adelantarnos a nuestros rivales será complejo, y es que como no vigiles sus "programaciones" te llevarás más de una sorpresa. Hay que estar muy atento para que no te "pisen" tu estrategia.
Como en todo buen Feld que se precie estamos ante un "reloj suizo" que funciona a la perfección y del que no podemos achacarle nada mecánicamente. Además tenemos elementos aleatorios que aportan variabilidad entre las partidas, diferentes caminos para puntuar, multitud de opciones estratégicas y cierta personalización gracias a las cartas de tecnología y el almacén de recursos, que además actúa como "set collection" de cara al final de la partida.
Vamos, lo que etiquetaríamos como una ensalada de puntos pero que en esta ocasión los puntajes no se disparan tanto como en otros títulos del diseñador. Ha sabido ajustar bastante las puntuaciones.
Vamos a ir cerrando, un diseño engrasado y pulido a la perfección que alcanza una complejidad que satisfará a jugones de culo duro por sus opciones y posibilidades estratégicas y por supuesto, por su grado de interacción.
Muy, muy bueno, a la altura de los grandes juegos del diseñador como "Bora Bora", "Trajan", el "Burgundy" o "Luna".
Desando ver que nos trae este Essen 2016 con el "Oracle of Delphy".

Hasta la próxima vaqueros!!

2 comentarios:

  1. Me alegra mucho que te haya gusta la partida que jugamos de Warhammer. Cuando quieras continuamos la campaña!!!

    ResponderEliminar
  2. Aunque me tira mucho más la segunda guerra mundial, la verdad es que me llama bastante la atención!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...